RVPBp.me

Mi blog personal. Tecnología, internet y un largo etcétera.

El principio de la simplicidad aplicado a las planchas de pelo (aka: ‘Keep It Simple, Stupid’)

Como ingeniero industrial, no lo negaré, siempre me ha gustado el proceso de documentación previo a la compra de cualquier producto. Sobre todo cuando se trata de productos que no conozco en profundidad, ya sean porqué llevan poco tiempo en el mercado o porqué hasta la fecha no había necesitado comprar uno de ellos.

Analizar un producto, sus características y competidores, es para mi meterme de lleno dentro de un proceso de diseño industrial, de decisiones, de I+D, de ingeniería, de marketing… Me gusta ver más allá del producto en sí y razonar sobre su proceso de elaboración. Por ejemplo, ¿cómo llegaron a implementar dicha nueva tecnología? ¿Fue por presión o copia de la competencia? ¿Cómo respondieron a aquella marca que implementó cierto avance en su producto? ¿Cómo solucionaron el problema que se encontraron con la implementación de aquel material?

Supongo que siempre he sido una mente inquieta y me gusta cavilar y preguntarme el porqué de las cosas.

Con esto dicho, hace unos meses que una mujer entró en mi vida, lo que ha trastocado –para bien– algunos de mis hábitos y dinámicas. Del mismo modo, también he tenido oportunidad de conocer productos tecnológicos femeninos que hasta la fecha apenas conocía.

Y ahí es donde quería llegar. A mi chica, que lleva unos meses viviendo en casa, se le quemaron –literalmente– sus planchas de pelo no hace mucho. Me hubiera gustado repararlas y hacer gala de mis no demasiado sobresalientes conocimientos de electrónica, pero quedaron tan sumamente chamuscadas que no pudimos hacer más que tirarlas a la basura.

plancha-de-pelo-ghd-quemada
¿Os llegáis a imaginar el peligro que pueden desencadenar unas planchas de pelo quemadas?

Debido al percance tuve que documentarme rápidamente sobre estos aparatos, pues la compra de unas nuevas planchas de pelo urgía. Ella, que es una mente libre y creativa, decidió dejar para mí todo el proceso; cosa que yo, honestamente, celebré y disfruté. Así que a toda prisa empecé a documentarme e intentar saber todo lo que hay que saber sobre planchas de pelo. Pensaréis que esto no puede ser tan complejo, que unas simples planchas de pelo no pueden albergar tanta tecnología ni complejidades. Pero no es así, amigas y lectores. Por poneros un ejemplo, ¿sabéis qué materiales para las placas son mejores y porqué? Pueden ser de titanio, de aluminio, de cerámica, de turmalina… Y cada material tiene sus propias propiedades y afecta al pelo de forma distinta.

Además, en los últimos años se han sumado muchas tecnologías complementarias a estos aparatitos. Hay, por ejemplo, planchas de pelo con generadores iónicos, con irrigadores de radiación infrarroja… ¿Y qué temperatura de trabajo es la más adecuada para trabajar la melena?

El sector, sin embargo, está lleno de información poco fiable que parece ser marketing puro. Cuando me puse a estudiar las tecnologías anteriores pude comprobar que algunas de ellas no han sido avaladas por estudios científicos; así que no dejan de ser tecnologías por validar. Con esto en mente –y queriendo evitar los problemas de seguridad que puede conllevar otra combustión de unas planchas baratas– decidí optar por una de las marcas más avaladas y costosas del mercado. Si quien me lee es una chica posiblemente ya habrá deducido la marca; si no es así, pues me decidí por unas planchas ghd (las puedes ver en esta página) de gama alta.

¿Por qué opté por un clásico de las planchas de pelo y no por un modelo super tecnológico? Mi experiencia profesional me ha enseñado que la máxima sofisticación se encuentra en la simplificación y el perfeccionamiento de los procesos básicos. Así, desconfío de los aparatos –las planchas de pelo, en este caso– que se venden alegando nuevas y revolucionarias tecnologías. Prefiero decantarme por modelos como los de GHD, que no incorporan ninguna tecnología del próximo siglo pero se concentran en mejorar lo existente; a saber: la distribución uniforme del calor por la superficie de las placas, buscar un coeficiente de fricción mínimo entre estas y el pelo, el perfeccionamiento de los aislantes plásticos del armazón…

Less is more, my darling. 

Mi fórmula personal para mantenerme productivo

Hace poco asistí a un seminario pagado por mi querida empresa en el cual nos hicieron un pequeño “máster” de productividad y coaching, algo muy apreciable por su parte. Aunque no participé demasiado en él, me quedé con ganas de decir más al respeto. De hecho hace tiempo que tengo mis propios métodos para mantener la productividad y motivación en mi día a día; lo que pasa es que son métodos que, podríamos decir, no son demasiado convencionales. Si bien estoy de acuerdo que las típicas técnicas de productividad y gestión del tiempo son efectivas, creo que cada uno de nosotros tiene que adaptarlas a las peculiaridades de su persona y carácter. Se precisa cierto auto-conocimiento para tener dominio sobre uno mismo.

¿De qué nos hablaron en el seminario? Pues de técnicas de gestión del tiempo asistidas con software de ‘time traking’, de saber priorizar nuestro día a día laboral, de establecer listas de tareas para planificar nuestras jornadas, de hacer pequeños descansos cada poco tiempo… Información, sin duda muy útil, pero a mi parecer incompleta. Una buena gestión del tiempo y de la productividad debe ser global y no limitarse a las horas de trabajo. En mi opinión, debe buscarse un equilibrio global en la persona. Así que para completar toda la información que nos dieron en el seminario y hacerla más global, voy a hablar de mi fórmula personal para mantenerme productivo y motivado en mi día a día.

boxeo productividad
Incluso Mandela Boxeaba –¡Y dicen que era muy productivo!

Haz deporte (preferiblemente deportes individualistas)

Y ya no es solamente porqué el deporte aumenta nuestros niveles de serotonina, nos hace sentir más felices y disminuye drásticamente el riesgo de depresión. El deporte te mantiene activo a nivel físico y mental, te mantiene feliz y lo más importante, te hace sentir genial contigo mismo. Además, tras largas jornadas de trabajo, es fantástico descargar adrenalina y estrés mientras te caen gotarrones de sudor. Sales satisfecho y como nuevo.

Personalmente práctico boxeo un par de veces a la semana y pesas de dos a tres días más. Ambos son deportes individualistas que inculcan una forma de pensar basada en la lucha y en la superación; cualidades muy interesantes para el día a día laboral. El boxeo me es particularmente útil. No sólo te enfrentas a los demás: te enfrentas sobretodo a ti mismo. Una frase conocida entre boxeadores reza: “¿Cómo vas a conocerte a ti mismo si nunca has luchado contra otros?”

Dedica cada día un tiempo a la motivación personal

¿Cada día?, me diréis.  ¿En serio, cada día?. A mi no sólo me funciona, sino que incluso diría que es uno de los puntos fuertes de mi sistema. ¿Qué haces durante el trayecto de metro que separa tu casa y la oficina?. Ya tienes algo productivo en lo que ocupar tu tiempo.

Cada mañana, cuando cojo el metro, dedico el trayecto de 30 minutos que separa mi casa de mi oficina a motivarme. Me pongo los auriculares con música electrónica EDM –sí, lo sé, es el tipo de música habitual entre fiesteros consumidores de droga. Me da igual– y me paso el trayecto de metro pensando en qué voy a hacer hoy, porqué lo voy hacer, qué recompensa voy a obtener y cómo lo haré para convertirme en el mejor en mi trabajo.

El resultado es que llego al trabajo no sólo con unas ganas increíbles de trabajar, sino que llego deseando dar lo mejor de mi, día a día.

No consumas drogas ni alcohol

¿Parece un consejo de lo más obvio, verdad? Pues os sorprendería la de compañeros de profesión que consumen cocaína entre reuniones o van directos a la coctelería justo al salir de la oficina. Es algo habitual en sectores elitistas dónde las exigencias del día a día son altas. Sin embargo, os puedo asegurar que el cuerpo funciona mucho mejor sin drogas; o mejor dicho, funciona mucho mejor con las drogas que genera él mismo.

Las drogas y el alcohol generan falsas sensaciones de euforia y bienestar, que duran lo que dura su efecto. Y siempre queda el regusto amargo de que lo que estás sintiendo no es real. Es una sensación impostadsa, falsa e inducida por químicos.

Un ejemplo de mi último día laboral: 9 horas de trabajo, durante las cuales no sólo he dado lo mejor de mí, sino que las acabo sintiéndome profundamente satisfecho por mi rendimiento y trabajo. Al salir voy de cabeza al gimnasio, dónde boxeo durante una hora. Al acabar el entreno de boxeo (que incluye 15 minutos de ring, con pelea uno a uno) corro unos 15 o 20 minutos más en la cinta. Llego a casa agotado, y me tomo una cerveza –sólo una– en mi sofá. ¿Cómo creéis que me siento en ese preciso instante, con mi cuerpo a rebosar de endorfinas y mi mente profundamente satisfecha por los éxitos del día? ¿Acaso algún ingenuo puede llegar a pensar que esa sensación de pura felicidad se puede conseguir con drogas?

Nace WudaTime, una nueva herramienta de time tracking

wudatime: time tracking tool

Cualquier trabajador, sea autónomo o asalariado de una empresa, sabe lo tedioso que puede llegar a ser trabajar en un proyecto colaborativo sin la necesaria organización o gestión del tiempo.  Algo aparentemente sencillo puede complicarse muchísimo debido al caos y al desorden.

Con la finalidad de evitar dichas situaciones y facilitar el trabajo colaborativo y la gestión del tiempo, nace WudaTime, una app de time management pensada para facilitar el desarrollo de proyectos.  Creada en Barcelona por un grupo de desarrolladores de software, la herramienta permite contabilizar la dedicación de un equipo de personas mediante una interfaz limpia y sencilla, además de ofrecer la posibilidad de crear “árboles” de procesos y delegar tareas o grupos de éstas a determinados usuarios.

Dispone de la opción de invitar a compañeros o trabajadores, para facilitar así el trabajo colaborativo y -lo que nos parece más interesante- invitar a nuestro jefe o empresa que nos ha encargado el proyecto para que pueda ver en vivo la evolución de su proyecto. Los desarrolladores afirman estar ya trabajando en funcionalidades extra como la posibilidad de adjuntar archivos o la creación de informes de rendimiento.

Ah, y lo mejor de todo: estamos hablando de una beta que acaba de hacerse pública y a la que le queda un largo camino por recorrer y mejorar. Sin duda, el talento local promete (y WudaTime aún lo hace más).

wudatime(Vía: wwwhatsnew.com)

¿Vale la pena comprarse una super cámara réflex? Puede que no, si sabes lo suficiente de Adobe Photoshop

Estoy indeciso. Me gusta mucho la fotografía  y los foros de fotografía  como vehículo para aprender a hacer fotografías, pero ahora mismo ya no sé si me merece la pena comprar una cámara de fotos muy buena o dedicarme a aprender retoque fotográfico con unos buenos tutoriales photoshop  de los que hay a miles en Internet y mejorar las fotografías que hacen las cámaras incorporadas en mi Smartphone o en mi Tablet con el ordenador. De esta forma puedo ahorrarme un buen dinero y  visto lo que hacen algunas personas con una foto malísima en Photoshop, que la convierten en otra absolutamente increíble en 5 minutos y con un par de clics de teclado, me lo estoy planteando seriamente. No es mi intención llegar a ser un gran profesional de la Fotografía y por desgracia no me ha tocado la lotería para permitirme demasiadas licencias gastando en un gran equipo fotográfico, así que una buena idea es aprender Photoshop y aprovechar las cámaras de mi móvil y de mi Tablet que ya tienen más de 8 megapíxeles (así no tengo que ir arrastrando siempre mi querida réflex) y dan una calidad más que suficiente para imprimir a papel las fotografías que sacan en un laboratorio a 10×15 cm o para subirlas a cualquier red social como Facebook, Tuenti o Twitter que son las que utilizo normalmente. Si soy capaz de aprender a retocarlas después con un poco de gracia en Photoshop, seré capaz de emular a lo que pueden hacer los fotógrafos con sus grandes cámaras y lentes. ¿Os gusta la idea?

photoshop10

No sé si os habéis fijado pero hoy en día hasta los mejores fotógrafos del mundo retocan sus imágenes para mejorarlas y eso quiere decir que no les gustan demasiado tal y como salen de sus cámaras. Se han dado casos muy sonados en los que incluso en concursos internacionales de fotografía en los que no estaba permitido el retoque fotográfico ni la fotomanipulación en Photoshop, se han presentados fotografías retocadas y después los han pillado y descalificado a pesar de estar entre los mejores fotógrafos del mundo y yo siempre me he preguntado: ¿cómo siendo tan buenos haciendo fotografías tienen que retocarlas después en Photoshop? ¿No se pueden hacer buenas fotografías con los equipos profesionales de fotografía que venden en el mercado actualmente?. La respuesta parece evidente y es que no se puede cuando absolutamente todo el mundo retoca las imágenes sin excepción. Esto me hace estar más seguro de mi decisión. ¿Para que gastar miles de euros en un maravilloso y magnífico equipo fotográfico si ni lo voy a saber utilizar y aunque supiera hacerlo tendría que retocar después las imágenes para mejorarlas?

photoshop11

Visto lo visto, seré práctico y seguiré sacando fotografías con mi réflex de calidad media, mi teléfono móvil Sony Xperia y con mi Tablet Samsung y me pondré desde hoy mismo a estudiar más Photoshop como un loco ya que sin ningún género de dudas me saldrá más barato todo y conseguiré lo mismo que un fotógrafo profesional al menos para lo que yo quiero que es un uso de aficionado y nada más :)

La inteligencia de un robot aspirador

Es bastante habitual ver en las especificaciones de robots aspiradores de gama media-alta que éstos aparatos cuentas con un comportamiento “inteligente”. Sin embargo, ¿hasta donde llega dicha inteligencia y como se consigue?

Por inteligencia de los robots aspirador, en la mayoría de los casos, nos referimos a un seguido de sensores que captan información del entorno, que después procesan según los algoritmos que tienen cargados en su memoria para tomar decisiones y actuar según se les ha programado.

LOS SENSORES DE UN ROBOT ASPIRADOR

Cada marca y modelo incluye distintos tipos de sensores para captar información del entorno. Los Roomba de iRobot, por ejemplo, incluyen sensores acústicos y ópticos cuya función es detectar acumulaciones de polvo y suciedad. Cuando así lo hacen, modifican su comportamiento para incidir y acabar con ellos. Esta misma marca, en cambio, no utiliza sensores para “ver” la habitación, a excepción de uno frontal anticolisión. Y os preguntaréis, ¿como lo hacen estos robots aspiradores para conocer el entorno? Pues, en este caso concreto, calculan distancias recorridas y memorizan cuando chocan y cambian de dirección, por lo que con este método de prueba-error ya son capaces de conocer, aunque no con mucho detalle, nuestras estancias.

Otras marcas, como LG, por ejemplo, incluyen dos cámaras en el robot. Una de ellas toma imágenes del techo y la otra de la parte frontal/inferior. Con estas imágenes ya es capaz de reconocer, en cierto modo, las estancias. Sin embargo, por lo que hemos podido comprobar, no es un sistema que cuente con mucha efectividad.

Probablemente el mejor sistema de sensores de un robot aspirador sea el que incluyen los de Neato Robotics. Sus apiradores tienen una torreta superior con un sistema láser de 360º que monitoriza la habitación y se la aprende al milímetro. Es un sistema de gran precisión que le permite al robot detectar paredes y obstáculos al milímetro.

LA INTELIGENCIA DE UN ROBOT ASPIRADOR

Como ya hemos dicho antes, la inteligencia no es más que la forma en que el robot aspirador procesa la información recibida de sus sensores. Cuentan con algoritmos, con patrones de comportamiento, y ejecutan infinidad de cálculos cada segundo para determinar capa movimiento o cambio de orientación. Mientras que algunos modelos, como los Roomba, describen patrones de limpieza más aleatorios, otros como los Neato cuentan con pautas de comportamiento mucho más ordenadas y metódicas (puesto que, recordemos, estos robots pueden conocer las estancias al milímetro). La ventaja de estos últimos es que son capaces de recordar el punto exacto donde han dejado la limpieza a medias. Así, cuando se quedan sin batería, vuelven solos a la base de carga y, cuando ya vuelven a tener energía, vuelven al punto exacto donde dejaron la limpieza a medias para reemprenderla.

Podréis encontrar muchas más información técnica, comparativas y análisis de robots aspiradores en la página http://robotsaspirador.es, cuya visita y lectura te recomiendo encarecidamente.

¿A quién vender un móvil usado o viejo?

¿Deseas vender un movil viejo, usado o roto que tienes por algún rincón de casa? Sigue leyendo, ¡puesto que te puede interesar lo que aquí contamos!
Es bastante evidente que nuestra sociedad capitalista, hoy en día produce y genera cantidades muy grandes de aparatos electrónicos, electrodomésticos y piezas tecnológicas varias. El gran problema es que cada vez generamos más y más rápido, además de que se quedan obsoletas en menor tiempo, por lo que generamos muchísimos residuos que a veces no son reciclados como debería, por lo que se acumulan en vertederos sin ser enviados o procesados como se debería, de tal manera que se les pudiera sacar el máximo beneficio (tanto económico como hablando en términos de optimización de materiales).
Uno de los casos que da más de hablar, puesto que es de los más impactantes y que nos afecta a todos, es el de los teléfonos móviles. En términos absolutos, para entrar en cifras, y según cita el New York Times, en nuestro país desde hace ocho años hay más terminales móviles que ciudadanos: para ser exactos y ver su volumen estamos hablando 52 millones de líneas de telefonía móvil, la mayoría de las cuales está asociada a un terminal físico, un teléfono móvil para que no entendemos. ¿Os imagináis todos esos teléfonos juntos? ¿Cuántos campos de fútbol llenarían?

Vender movil
Miles de teléfonos que serán reciclados

Ante esta situación ecológicamente compleja y controvérsica hace un tiempo que emergieron compañías que, entre otras cosas, reutilizan terminales móviles viejos para poder así sacar un beneficio económico, medianto el reciclaje o la reventa. Con los terminales viejos algunas veces los arreglan, limpian y acondicionan y los exportan a países emergentes que requieren teléfonos baratos debido a su rápido desarrollo social y tecnológico. También es habitual que los desmantelen y aprovechen las piezas electrónicas valiosas y los metales precisos, que pueden ser utilizados en otros procesos de producción de productos electrónicos. En conclusión, con su trabajo y actividad, dan una segunda vida a nuestras sobras tecnológicas, en beneficio del ecosistema y consiguiendo que la cantidad de residuos que se genera sea mucho menor e impacte menos al medio ambiente.
La principal razón de existir de estas compañías y el punto en el que se lucran y sustentan sus negocios se halla en el gran coste y/o escasez de algunos de los materiales, componentes y piezas utilizados en la fabricación de los terminales o contenidos en éstos. Así, su trabajo y misión principal consiste en transformar, desguazar y reutilizar o, por contra, vender los móviles que están en buen estado una vez han sido reacondicionados. En los último años hemos podido ver como las operadores móviles luchan para forzar la renovación constante de terminales y reducir la vida útil de éstos, por lo que su vida útil es cada vez menor. Como resultado de esta situación descrita, el mercado de móviles viejos y su disponibilidad y de componentes electrónicos que ya no se precisan y están disponibles para reciclar está en apogeo y se prevee que su crecimiento no deje de acelerar. Debido a todo este panorama no paran de salir y proliferar en internet compañías que prometen dar la mejor cantidad y/o retribuir más rápido por nuestros viejos móviles, viendo en este mercado la futura mina de oro del siglo veintiuno.

De cara al usuario y ciudadano común, esta situación tiene de ventajoso que ahora es muy fácil y beneficioso para el bolsillo deshacerse de los viejos móviles y conseguir dinero por los teléfonos móviles de segunda mano que todos guardamos sin usar en nuestras casas. De hecho, por lo que yo he podido buscar por la red, es difícil conseguir más dinero por terminales viejos del que dan estas compañías. La única forma que he encontrado es venderlo sin intermediación de terceros, pero este proceso ya implica redactar un anuncio, encontrar un comprador, acordar el pago y el envío, etcétera, lo que se traduce en una considerable pérdida de tiempo (y el tiempo, ya sabéis, vale oro). Estas compañías de las que hablamos son todas ellas empresas internacionales con mentalidad sostenible, que inclusive te envían gratis un mensajero a tu vivienda a recoger los aparatos que les quieras vender y que han expermentado un enorme crecimiento que las ha llevado, a casi todas ellas, a la internacionalización y a nuestro mercado español. .
Si en tu casa o oficina tienes teléfonos viejos olvidados, como le ocurre a mucha gente y viene siendo habitual en estos últimos años, te recomendamos a que no esperes más ya que con el tiempo se devalúan y los vendas de una vez a una de esta compañías, que creemos firmemente que son la mejor alternativa. En la dirección siguiente que adjuntamos al pie del artículos encontrarás una interesante página con reseñas y análisis de éstas compañías, de manera que vas a poder escoger la más fiable y que se adapte más a tus gustos.

En el siguiente vídeo que adjunto se puede ver cómo reciclan teléfonos móviles para vender el oro y los metales valiosos que contienen. Ésta es una posible salida de los terminales viejos que se reciclan; aunque no la más habitual como ya hemos dicho, ya que queda la salida de la reventa en mercados emergentes o países en desarrollo.